sábado

LEVANTANDO UN HOGAR


Con todas mis vivencias
podría hacer collares y collares
de perlas para mi señora,
pero ella no es nada presumida
y se me antoja más hermoso
-más valiente, más noble-
levantar un hogar, una cabaña
de piedra acogedora
y apartada de todo,
donde cualquiera pueda
retirarse unos días y encontrarse,
tal vez, con eso que llamamos alma.

No me digáis que no soy generoso.

*

Inédito

No hay comentarios:

Publicar un comentario