Mostrando entradas con la etiqueta Poesía para la afición. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Poesía para la afición. Mostrar todas las entradas

domingo

CINCO VERSIONES DE SAMUEL MENASHE


Tremenda sudada esta tarde intentando recuperar nivel de inglés con poemas de este autor. Más versiones originales, AQUÍ.



AT A STANDSTILL

The statue, that cast
of my solitude
Has found its niche
In this kitchen
Where I do not eat
Where the bathtub stands
Upon cat feet
I did not advance
I cannot retreat


EN PUNTO MUERTO

La estatua, ese molde
de mi soledad,
ha encontrado su nicho
en esta cocina
donde no como,
donde está la bañera
con patas de león.
No avancé.
No puedo volver atrás.

***

THE LIVING END

Before long the end
Of the beginning
Begins to bend
To the beginning
Of the end you live
With some misgivings
About what you did.


EL FINAL

En poco tiempo
el final del comienzo
se convierte en el comienzo
del final.
               Vives
con algunas dudas
acerca de lo que hiciste.

***

TEMPUS FUGIT

For John Thornton

Fellow fugitive
Forgive yourself
And me thereby
Thus we can live
Whatever´s left
Of time for us,
Each day a gift
We take on trust


TEMPUS FUGIT

Compañero fugitivo,
perdónate a ti mismo,
y de paso perdóname
también a mí:
vivamos en confianza
el tiempo que nos quede,
cada día un regalo
que aceptar.

***

APOTHEOSIS

Taut with longing
You must become
The god you sought_
The only one.


APOTEOSIS

Con tenso anhelo
debes llegar a ser
el dios que buscaste,
el único dios.

***

THE STARS ARE

The stars are
Although I do not sing
About them— 
The sky and the trees
Are indifferent
To whom they please
The rose is unmoved
By my nose
And the garland in your hair
Although your eyes be lakes, dies

Why sigh for a star
Better bay at the moon
Better bay at the moon...
Oh moon, moon, moon


[LAS ESTRELLAS SON]

Las estrellas son
pese a que yo no les cante.
El cielo y los árboles
indiferentes se muestran
hacia aquellos que los admiran.
No se conmueve la rosa
al acercarla a mi nariz
y en tu pelo la guirnalda,
aunque tus ojos sean lagos, muere.

¿A qué suspirar por una estrella?
Mejor aullar a la luna,
mejor aullar a la luna…
Oh luna, luuna, luuuna.

jueves

POEMA DE ALAÍDE FOPPA


En esta autora encuentro tres características que juntas siempre son sinónimo de buena poesía: concisión, sencillez e imaginación metafórica. Y si a su valor poético le unimos su trágico final (esas cosas que a la gente le dan como morbo) y su genuina reivindicación feminista (cuando en ningún caso era una moda) vemos que acaso sea un filón para cualquier editor que quiera hacer un poco de caja sin dejar de hacer justicia poética.

El poema lo traigo de la página A media voz, pero hay bastantes más por la red.


LAS OREJAS

Como dos hojas
de un árbol ajeno
nacen a los lados
de mi cabeza.
Por el tallo escondido
se desliza
la opulencia
de los sonidos,
me alcanzan
las vivas voces
que me llaman.

POEMA DE ALFONSA DE LA TORRE


Últimamente estoy leyendo muchas poetas en lengua española y de otra época. No todo va a ser Pizarnik, Mistral o Castellanos. Aunque tengan menos predicamento, hay muchas más que son también maravillosas. Tanto que no parece que les inquietara demasiado que las llamasen poetisas en lugar de poetas: bastante ocupadas estaban, me figuro, escribiendo los magníficos poemas que escribían.

Alfonsa de la Torre es toda una rareza, una extraña isla volcánica que vale la pena conocer. Va un poema de su libro Oratorio de San Bernardino.


AMAZONAS VELADAS

Garzas
reales.
Bicéfalas
imperiales.
Nevadas
de palomas
virginales,
deslizadas
por auroras
boreales.
Pasan
tapadas,
pasan
acosadas
por montes
nupciales,
pasan
amenazadas
por puñales.
Pasan
solas,
pasan
exhibiendo
sus altivas
corolas,
lo mismo
que mortales
amapolas,
igual
que adormideras
o quimeras.
Pasan
en acecho,
sin cinturas
y sin pecho,
ostentando
recamados
cinturones
y fingidos
blasones,
robadas
tiaras;
pasan
las amazonas
por los cielos
de sus aras
elevando
coronas.
Pasan
audaces,
pasan
agraces,
endulzando
sus hieles
con disfraces
falaces,
arrastrando
sus colas
consteladas;
pasan
las amazonas
veladas
orgullosas
por tapices
de rosas.
Pasan
lanzadas,
pasan
afiladas,
semejantes
a agudas
espadas,
a dardos
penetrantes,
a tizonas
enarboladas
de laureles;
pasan
las amazonas
crinadas
triunfantes
sobre tronos
de corceles,
seguidas
de lebreles
jadeantes
que husmean
sus mieles.
Pasan
frías,
pasan
agraces,
pasan
ateridas
y suaves,
escondidas
en espumas
y plumas
de aves;
tentadoras,
fracasadas
en su brillo
de joyas
congeladas,
disfrazadas
de frutas
irreales,
pilotando
el armiño
de sus naves
laponas;
pasan
las amazonas
veladas
por mares
y lagos
polares,
por grutas
lunares;
a pesar
de sujetas
inquietas,
delgadas
estalactitas
miniadas,
proyectando
siluetas,
propagando
rumores,
cuyas gotas
con paso
muy leve
van sembrando
la tierra
de flores
y, no obstante,
de nieve.

POEMA DE ULALUME GONZÁLEZ DE LEÓN


LUGAR

De la intemperie de la noche entro
a este cuarto
De la intemperie de este cuarto entro
a este sueño
De la intemperie de este sueño entro
a tu cuerpo:
túnel de noche por la noche
de sueño por el sueño
adentro que no tiene más adentro
lugar último

*

Traído de AQUÍ

miércoles

POEMA DE RAFAEL CANSINOS ASSENS


Cogido de la página Poetas andaluces

*

MAYO

Los relojes de Mayo
han sembrado la tarde
de rosas y de pájaros.
Sobre cada árbol
tiembla una noche de luceros verdes.
La aurora empieza a elevarse
de las piernas de las mujeres.
Tan pronto...
El agua está llena
de abanicos rotos.

martes

POEMA DE JOAN BROSSA


Pierrot
se sonríe y hace muecas
con la boca.

Y cuantas veces leáis
este poema, repetirá
lo mismo, como un autómata.

Pierrot
se sonríe y hace muecas
con la boca.

Y cuantas veces leáis
este poema, repetirá
lo mismo, como un autómata.

*

Del libro Poemas civiles, con traducción al castellano de José Batlló.

POEMA DE JACOBO SUREDA


Traído de AQUÍ

*

PAISAJE JAPONÉS

Los japonesitos tienen caras ingenuas
Y una vieja sonrisa.
El campo es una miniatura
Y hay que andar a pasitos
Por senderos que conducen a nada.
En la cabaña de bambú
Vive un sabio en soledad
Sonriente y divertido.
El viento es una ardilla
Que se columpia en las ramas de los cerezos.
Los pescadores con el alma en un hilo
Y la atención colgada del anzuelo
Van pescando paciencia
En ríos de silencio.
Las mariposas atareadas y versátiles
Vuelan de aquí para allá
Sin saber exactamente lo que buscan.

lunes

POEMA DE CARLOS PUJOL


Lo traigo de la página A media voz.


PARA NOMBRAR EL MUNDO

Para nombrar el mundo,
que es claro y misterioso como el agua,
busco nuevas canciones que resuenen
como un campanilleo en la memoria.
Y el tiempo vuelve atrás, como si nunca
se le hubiera ocurrido abandonarnos,
y por unos instantes la alegría
parece sernos fiel
y quedarse esta vez ya para siempre.

sábado

OTRO POEMA AFRICANO


También del libro Poesía africana:


HEMOS LLEVADO LA LUZ DE FRENTE
  
        (Kabila)

Hemos llevado la luz de frente,
de tu viña al país de los hombres libres.

Tu bello cielo es azul,
más que el agua del mar
en el momento en que el sol quema las piedras.

Los pastores, que existen desde siempre
y son más numerosos que estrellas en el cielo,
serán mimados, mientras sean, a estocadas.

DOS POEMAS DE SALVADOR ESPRIU


De su Antología lírica, con traducción al castellano de José Batlló:


LLAMA

En círculo, noche, observan
reciente silencio, mármol
en triunfo, apagada
boca rebelde. ¿Qué ritmo
extraño de metales, por árido
reino, te conduce
a un desnudo combate? Presiento
cómo se convierte en difícil,
perverso, príncipe de muertas
flores cenicientas, palabras.

*

POCO MÁS O MENOS, AMOR

Estalla tu risa, y miro
cómo crece en la garganta
un vulgar disfraz
de deseos metafísicos.

Ante mí, creerías
que pienso en ti, cuando siento
tan sólo pesadumbre de árboles,
salvajes clamores de sueños.

Te he visto llena de tristes
pecados y faringitis.
Mas, detenido para siempre
por fríos obstáculos de horas,
tanto da que te ame,
a ti o a cualquier otra.

jueves

DOS POEMAS DE JAIME SABINES


En su Recuento de poemas. De maravillosos poemas:


EL DIABLO Y YO NOS ENTENDEMOS

El diablo y yo nos entendemos
como dos viejos amigos.
A veces se hace mi sombra,
va a todas partes conmigo.
Se me trepa a la nariz
y me la muerde
y me la quiebra con los dientes finos.
Cuando estoy en la ventana
me dice ¡brinca!
detrás del oído.
Aquí en la cama se acuesta
a mis pies como un niño
y me ilumina el insomnio
con luces de artificio.
Nunca se está quieto.
Anda como un maldito,
como un loco, adivinando
cosas que no me digo.
Quién sabe qué gotas pone
en mis ojos, que me miro
a veces cara de diablo
cuando estoy distraído.
De vez en cuando me toma
los dedos mientras escribo.
Es raro y simple. Parece
a veces arrepentido.
El pobre no sabe nada
de sí mismo.
Cuando soy santo me pongo
a murmurarle al oído
y lo mareo y me desquito.
Pero después de todo
somos amigos
y tiene una ternura como un membrillo
y se siente solo el pobrecito.

*

ME ENCANTA DIOS

Me encanta Dios. Es un viejo magnífico que no se toma nada en serio. A él le gusta jugar y juega, y a veces se le pasa una mano y nos rompe una pierna o nos aplasta definitivamente. Pero esto sucede porque es un poco cegatón y bastante torpe con las manos.

Nos ha enviado a algunos tipos excepcionales como Buda, o Cristo, o Mahoma, o mi tía Chofi, para que nos digan que nos portemos bien. Pero esto a él no le preocupa mucho: nos conoce. Sabe que el pez grande se traga al chico, que la lagartija grande se traga a la pequeña, que el hombre se traga al hombre. Y por eso inventó la muerte: para que la vida -no tú ni yo-, la vida, sea para siempre.

Ahora los científicos salen con su teoría del Big Bang...Pero ¿qué importa si el universo se expande interminablemente o se contrae? Esto es asunto sólo para agencia de viajes.

A mí me encanta Dios. Ha puesto orden en las galaxias y distribuye bien el tránsito en el camino de las hormigas. Y es tan juguetón y travieso que el otro día descubrí que ha hecho -frente al ataque de los antibióticos- ¡bacterias mutantes!

Viejo sabio o niño explorador, cuando deja de jugar con sus soldaditos de plomo de carne y hueso, hace campos de flores o pinta el cielo de manera increíble. 

Mueve una mano y hace el mar, y mueve la otra y hace el bosque. Y cuando pasa por encima de nosotros, quedan las nubes, pedazos de su aliento.

Dicen que a veces se enfurece y hace terremotos, y manda tormentas, caudales de fuego, vientos desatados, aguas alevosas, castigos y desastres. Pero esto es mentira. Es la tierra que cambia -y se agita y crece- cuando Dios se aleja.

Dios siempre está de buen humor. Por eso es el preferido de mis padres, el escogido de mis hijos, el más cercano de mis hermanos, la mujer más amada, el perrito y la pulga, la piedra más antigua, el pétalo más tierno, el aroma más dulce, la noche insondable, el borboteo de luz, el manantial que soy.

A mí me gusta, a mí me encanta Dios. Que Dios bendiga a Dios.

martes

POEMA DE ULALUME GONZÁLEZ DE LEÓN


L´ESPRIT DE LA LANGUE

No podrías hablar en pájaro
No podrías hablar en viento
No podrías hablar en mar
Te faltaría
                  creo
l´esprit de la langue

Lo que han dicho la ola    el aire    el mirlo
no admite discusión

Tú en cambio tuerces
                                    retuerces las palabras

*

Traído de la página A media voz

POEMA DE IDEA VILARIÑO


Del libro Vuelo ciego:


DÓNDE EL SUEÑO CUMPLIDO

Dónde el sueño cumplido
y dónde el loco amor
que todos
o que algunos
siempre
tras la serena máscara
pedimos de rodillas.

lunes

POEMA DE FEDOR SOLOGUB


Lo traigo de la página A media voz.

*

El camino ha sido largo y difícil.
Voy solo por un país desierto,
pero aún así no me han faltado los placeres:
sonrío, me entretengo,
yo mismo me doy ánimos
para no aburrirme en este viaje.

Son vastas mis comarcas,
mis brumas son espléndidas,
la luna es luminosa
y el viento libertino me canta
sin palabras, en su lengua exuberante,
acerca de las dichas de la vida.

POEMA DE GABRIEL CELAYA




TODAS LAS MAÑANAS, CUANDO LEO EL PERIÓDICO

Me asomo a mi agujero pequeñito.
Fuera suena el mundo, sus números, su prisa,
sus furias que dan a una su zumba y su lamento.
Y escucho. No lo entiendo.

Los hombres amarillos, los negros o los blancos,
la Bolsa, las escuadras, los partidos, la guerra:
largas filas de hombres cayendo de uno en uno.
Los cuento. No lo entiendo.

Levantan sus banderas, sus sonrisas, sus dientes,
sus tanques, su avaricia, sus cálculos, sus vientres
y una belleza ofrece su sexo a la violencia.
Lo veo. No lo creo.

Yo tengo mi agujero oscuro y calentito.
Si miro hacia lo alto, veo un poco de cielo.
Puedo dormir, comer, soñar con Dios, rascarme.
El resto no lo entiendo.

POEMA DE EUGENIO DE ANDRADE




PLAZA DE LA ALEGRÍA

Huele bien: a café recién hecho, o mejor, a café mezclado con el olor de las violetas que el pequeño vendedor ha puesto encima de mi mesa, insistiendo para que le comprase un ramo. ¿A quién se lo iba a dar? Eso mismo le dije, que vivía en Oporto como quien vive en la isla del Cuervo, no tenía a nadie a quien darle una flor. El chavalito, con ojos oscuros de potro manso, sintiendo que mi negativa era débil, no se marchaba. Terminé por comprarle las violetas y ofrecérselas a la luna, que acababa de surgir en la esquina de la plaza, blanca, redonda, carnosa, y al aceptarlas, pese a ser puta vieja, se puso del color de las cerezas.

sábado

POEMA DE SARA TEASDALE


Lo traigo del diario El Comercio, concretamente de la sección que rige Vanessa Gutiérrez, donde se recoge como muestra del libro Canciones de amor.

***

LA MIRADA

Strephon me besó en primavera,
Robin en otoño,
pero Colin sólo me miró
sin llegar nunca a besarme.

El beso de Strephon se perdió entre bromas,
el de Robin entre juegos,
pero el beso en los ojos de Colin
me persigue noche y día.

POEMA DEL ARCIPRESTE DE HITA


Juan Ruiz no sólo escribía en cuaderna vía, esa gran olvidada. Para muestra, en el Libro de buen amor (dónde si no):


CANTICA CONTRA LA VENTURA

Ventura astrosa,
cruel, enojosa,
captiva, mezquina,
¿por qué eres sañosa
contra mí, tan dapñosa
e [tan] falsa vezina?
Non sé escrevir
nin puedo dezir
la coita estraña
que me fazes sofrir;
non deseo bevir
en tormenta tamaña.
Fasta oy todavía
mantoviste porfía
en me maltraer;
faz ya cortesía
e dame alegría,
gasajo e plazer.
E si tú me tirares
coita e pesares,
e mi grand tribulança
en goço tornares,
e bien ayudares,
farás buena estança.
Mas si tú porfías
e non te desvías
de mis penas crecer,
ya las coitas mías
en muy pocos días
podrán fenecer.

jueves

SIEMPRE NOS QUEDARÁ JUAN RAMÓN (VIII)


Siempre podremos volver a Platero y yo, que es para lectores de todas las edades:

XVII

EL NIÑO TONTO

Siempre que volvíamos por la calle de San José, estaba el niño tonto a la puerta de su casa, sentado en su sillita, mirando el pasar de los otros. Era uno de esos pobres niños a quienes no llega nunca el don de la palabra ni el regalo de la gracia; niño alegre él y triste de ver; todo para su madre, nada para los demás.

Un día, cuando pasó por la calle blanca aquel mal viento negro, no vi ya al niño en su puerta. Cantaba un pájaro en el solitario umbral, y yo me acordé de Curros, padre más que poeta, que, cuando se quedó sin su niño, le preguntaba por él a la mariposa gallega:

Volvoreta de`aliñas douradas...

Ahora que viene la primavera, pienso en el niño tonto, que desde la calle de San José se fue al cielo. Estará sentado en su sillita, al lado de las rosas únicas, viendo con sus ojos, abiertos otra vez, el dorado pasar de los gloriosos.